• El terrorismo en el Sur y Sureste asiáticos

    La actividad terrorista, fundamental (pero no exclusivamente) de corte islamista, en Asia es, ya no alarmante y preocupante, sino cuasi-endémica, y un gran problema a tener en cuenta.

    Desde Palestina o Líbano en el Oeste hasta Filipinas o Indonesia en el Este, cruzando el vasto continente asiático con tristes y terribles casos como Iraq o Afganistán, Asia se ve sacudida por las bombas de aquellos que recurren a la violencia indiscriminada para sembrar el terror y crear el caos.

    Este pequeñísimo análisis se centra en los grandes grupos terroristas que actúan en el Sur y el Sureste de Asia, centrándose en los Estados, si bien las dos grandes redes terroristas de la región (al-Qaeda y la Jemaah Islamiyah) son transnacionales.

    Seguir Leyendo...

    EL TERRORISMO EN EL SUR Y SURESTE ASIÁTICOS
    Una visión global de la situación actual



    INTRODUCCIÓN

    Asia es una vasta extensión de tierra que se desarrolla desde el Lejano Oriente hasta las puertas de Europa, donde viven aproximadamente 4.000.000.000 de seres humanos, entre las montañas más altas del mundo, densas selvas y grandes desiertos. En Asia han nacido las tres grandes religiones monoteístas (judaísmo, cristianismo e islamismo), las tres grandes religiones de la interioridad (hinduismo, budismo y taoismo) así como un mosaico de creencias autóctonas animistas (sintoísmo y diferentes chamanismos), sin olvidar el confucianismo, que ha configurado decisivamente la ética y la política en los países nororientales.

    En Asia se observan mejor que en ningún otro lado del globo las desigualdades que existen entre Estados y seres humanos. Desde el desarrollado Japón o Israel hasta el paupérrimo Bután, pasando por los dragones, y los gigantes chino e indio. Desde la libertad de Corea del Sur o Japón hasta los restos del totalitarismo comunista. El petróleo de Oriente Medio y la península arábiga, los gases e hidrocarburos de Asia Central y Rusia, las grandes industrias japonesa y surcoreana, las gigantescas economías china e india, la despoblada Liberia, la hiperpoblada costa oriental continental, las fricciones por Taiwán, Cachemira, Israel, Corea… Asia es un reflejo del mundo globalizado, y al tiempo es la cuna de muchos de los males del mundo. En 2005 Asia aportó al mundo el 37% del PIB mundial, aunque paradójicamente alberga al 70% de la población pobre mundial, con ingresos por debajo de $2 diarios[1].

    Uno en especial es el que concierne al objeto de estudio de este texto: el terrorismo en Asia, concretamente en el sur y sureste asiáticos. En este continente contemplamos tanto los lugares de origen de muchos de los movimientos terroristas internacionales (especial mención siempre requiere el terrorismo religioso islámico, y la marca al-Qaeda), como los destinos del mismo (Irak, Afganistán, India, Sri Lanka, Indonesia, Turquía…). Pero también existe un terrorismo en Asia local, o con una proyección fronteriza. A lo largo de este trabajo abordaremos ambos tipos.

    Asia ostenta tristemente el primer puesto en cuando a número de atentados y número de muertos por terrorismo. Igualmente es la región mundial donde existe más actividad terrorista a todos los niveles. Una gran parte de esta actividad terrorista viene de la mano de los grupos terroristas islámicos, que han encontrado un paraguas bajo la red de al-Qaeda y que, alentados por la figura de Bin Laden, actúan propagando el terror tanto contra sus nacionales como en acciones transfronterizas, en una guerra declarada contra Occidente y sus intereses. Pero, no obstante, no podemos olvidar que ni todo el terrorismo religioso de la región actúan bajo la marca de Bin Laden, ni que todo el terrorismo de la región siquiera es religioso, o sea ése su auténtico espíritu. Cometer el error de la generalización sólo llevará a un análisis parcial y poco realista de la situación.

    Los atentados contra Estados Unidos el 11 de septiembre de 2001 motivaron una acción conjunta y global, de carácter internacional, contra el terrorismo. Si bien para Estados Unidos actualmente es el mayor problema que amenaza su seguridad nacional, y su política exterior se adecua en función a esto, para Naciones Unidas el terrorismo es uno de los seis grandes males que amenazan al mundo, lo cual no quiere decir que la ONU no otorgue al tema la necesaria importancia. De hecho, gran parte de las reformas cometidas en el seno de la organización (efectivas) han sido encaminadas en asuntos de contraterrorismo (la Estrategia Mundial de Naciones Unidas contra el Terrorismo[2] es un ejemplo claro de ello, o las diferentes oficinas creadas a raíz de esta Estrategia, como el Comité Contra el Terrorismo del Consejo de Seguridad[3]). Empero, la colaboración multilateral no es tan efectiva cuando de aunar esfuerzos de antiguos enemigos se trata. En Asia, la lucha contra el terrorismo se lleva a cabo por el medio de la bilateralidad, lo que tiene consecuencias negativas, pues mientras en una zona se destruye una base de entrenamiento, ésta se desplaza a otra, entre las fronteras de los Estados. La percepción de la amenaza terrorista en Asia, pese al discurso oficial, es local. No podemos olvidar las condiciones socioeconómicas y políticas de muchos de los Estados que adolecen esta lacra. Del mismo modo, la forma en la que contemplan y afrontan los desafíos terroristas es diferente.

    Por zonas (para lo cual tomaremos la división establecida por Naciones Unidas[4]), Asia Occidental (Irak, Líbano, Israel y Turquía), Asia del Sur (Afganistán, Pakistán e India) y el Sureste asiático (Filipinas e Indonesia) son las zonas más activas en lo que al fenómeno del terrorismo se refiere.

    Resulta irónico que, pese a que tanto las actividades terroristas como la preocupación por el mismo se han incrementado desde el 11-S, esta región del mundo no es ajena, sino vieja conocedora, del terrorismo. En diferentes conflictos étnico-fronterizos el terrorismo se ha usado desde hace décadas como un medio para reivindicar y para desestabilizar. Ejemplos de estos conflictos, algunos de base islámica pero no ligados necesariamente con al-Qaeda ni con su red internacional, los tenemos en los tamiles de Sri Lanka, diferentes movimientos en Cachemira, el Frente Moro de Liberación Islámica en Filipinas, los rohingyas en Myanmar-Birmania y Tailandia, etcétera, de base más nacional que internacional.

    Globalmente, las amplias e inhóspitas fronteras de estos países, que varían desde impenetrables selvas hasta las regiones montañosas más altas del mundo, permiten un paso directo de terroristas de un país a otro. La incapacidad de los Estados de la zona para controlar sus fronteras favorece la actividad terrorista.

    Por otro lado, los bajos niveles de desarrollo político, económico y social son un foco de inestabilidad y descontento que genera inestabilidad y conflicto social. Cuando, además de los factores antes indicados se producen divisiones étnico-religiosas, o situaciones de discriminación, cosa bastante frecuente toda el sur y sureste asiáticos, se genera un caldo de cultivo idóneo para el reclutamiento y la actividad terrorista. Atajar estos factores será determinante a la hora de contener el terrorismo.


    EL TERRORISMO EN EL SUR DE ASIA

    Sin duda alguna, esta es una de las zonas más calientes del globo, tanto en conflictos latentes y/o potenciales (Cachemira, Irán) como relacionados con el terrorismo (Afganistán, Cachemira nuevamente, Sri Lanka, Irán como posible financiador de milicias paramilitares chiíes como Hezbolá, etcétera). Abordaremos el caso de Irán con posterioridad.

    La red al-Qaeda disfruta de una potente presencia en esta zona, y como muestra de ello podemos enumerar algunos atentados: los ataques terroristas contra el parlamento indio en diciembre de 2001; el asesinato de técnicos franceses en mayo de 2002, el ataque al consulado americano en junio de 2002 y los ataques coordinados a 21 surtidores de gasolina en junio de 2003, todos ellos en Karachi (Pakistán), los ataques suicidas en Bali (Indonesia) en octubre de 2002 y de 2005, el atentado al hotel Marriot en agosto de 2003 y de la embajada australiana en septiembre de 2004 en Yakarta (Indonesia), la explosión en el Super Ferry 14 en las Filipinas en febrero de 2004[5]

    AFGANISTÁN Y AL-QAEDA

    Afganistán merece, tristemente, el primer puesto en cuanto a actividades terroristas se refiere. En la década de 1980, y como respuesta a la invasión soviética, se fundan en Afganistán varios movimientos de corte islamista radical (financiados originariamente por Estados Unidos siguiendo la lógica de contención del comunismo) para luchar contra el Ejército Rojo. En 1988 nace, con el precedente del Maktab al Khidamat lil Mujahidin al Arab (1984), y fundada por los mismos personajes (Osama bin Laden y Abdullah Azzam) al-Qaeda al-Sulbah, la Base Sólida, y auténtico origen del terrorismo islámico global.

    Osama bin Laden reclutó, adiestró y financió desde Afganistán, con el beneplácito de los talibanes (los estudiantes) multitud de muyahidines, y aglutinó bajo su marca y su dinero a diferentes grupos islamistas radicales, con un único fin: destruir a Estados Unidos, Occidente, y a cualquier gobierno musulmán que no se comporte de acuerdo a los principios del buen gobierno islámico, la siyasa sharia. Nació así una yihad pervertida y corrupta contra el mundo occidental. El éxito propagandístico y aglutinador de al-Qaeda aunando a los radicales y extremistas del mundo islámico en torno a su mensaje de ira y odio, y canalizando sus fobias y miedos alrededor de ese mensaje, ha sido notable, y Afganistán fue usado como campo de operaciones y entrenamiento.

    Al-Qaeda dio su golpe de gracia con los atentados del 11-S, en 2001. Estados Unidos invadió Afganistán en la operación Libertad Duradera, y junto a una coalición internacional auspiciada por Naciones Unidas, que delegó en la OTAN, y liderada por Estados Unidos los talibanes fueron derrocados. Muchos de los campamentos base que eran usados para formar y adiestrar terroristas fueron destruidos, y tanto talibanes como miembros de al-Qaeda tuvieron que refugiarse en la zona montañosa del noroeste del país. No obstante, desde el comienzo de la invasión la actividad terrorista interina, ligada a la insurgencia, se ha multiplicado. Con la invasión de Afganistán, “al-Qaeda mutó en un movimiento descentralizado y se adaptó a un medio de existencia sin fronteras, principalmente porque el grupo pudo sustituir la necesidad de una estructura jerárquica por una estructura en red […] Al-Qaeda no ha dejado de existir, se ha disgregado más[6]”. El movimiento ha mutado en células más pequeñas y autónomas, sin auténticas conexiones jerárquicas, y con un mensaje claro, sencillo y común a todas ellas: la yihad contra Occidente.

    Este sistema de organización ha permitido la inclusión y el reclutamiento entre la diáspora musulmana en Occidente. Recordemos que los artífices del atentado del 7-J en Londres eran mayormente británicos[7].

    No obstante, centrándonos en Afganistán, en 2001 los talibanes fueron derrocados y los Señores de la Guerra, así como los miembros de al-Qaeda, tuvieron que refugiarse en las zonas montañosas del borde fronterizo con Pakistán y China. Aunque la mayoría de los campos de entrenamiento fueron destruidos, desde 2003 (coincidiendo con el inicio de la invasión de Irak) la insurgencia talibán y los atentados suicidas han aumentado. Los secuestros y asesinatos de personal no militar y de población civil han aumentado, así como las pequeñas escaramuzas de los insurgentes que son contestadas por ofensivas de la ISAF[8]. Paralelamente, en Mayo de 2003 George W. Bush anunciaba que cerca de la mitad de los líderes de al-Qaeda habían sido capturados o asesinados[9]. Huelga decir que en toda esta carnicería son las cifras de muertos civiles ajenos al conflicto, los llamados daños colaterales, los que ostentan el récord de muertos.

    De acuerdo con la Oficina del Coordinador Antiterrorista (Office for the Coordinator for Counterterrorism), en su informe sobre terrorismo de Abril de 2008[10], “a pesar de los avances en Afganistán […] la capacidad de reclutamiento de la insurgencia no se ha visto disminuida”[11]. Dicho informe habla también de los esfuerzos tanto de la Comunidad Internacional como del Gobierno afgano en la lucha actual contra los insurgentes, destacando la reintroducción (social, supongo) de unos 5000 talibanes cansados de “la violencia y de la falta de oportunidades ofrecidas por el extremismo”[12]. Otras acciones y programas del Gobierno afgano[13] han desarmado 161 grupos ilegales armados y requisado al menos 36.000 armas desde su inició en Marzo de 2005. El incremento numérico del Ejército Nacional Afgano (ANA, en inglés) y de la Policía Nacional Afgana (ANP, en inglés), por un lado, prepara a las fuerzas afganas para el futuro control del país, al tiempo que aporta un sustantivo número de efectivos. Por otro, son los que sufren más bajas, con diferencia.

    Este mismo informe dice que, en 2008, 140 terroristas suicidas se han inmolado en Afganistán. El último suicida hasta la fecha se inmoló el pasado viernes 23 de Mayo matando a cuatro soldados afganos y a un niño[14]. Las bajas militares de la Coalición superan los 800 muertos[15], mientras que las bajas de las FFAA afganas superaban los 8500 muertos en 2003. Sobre los muertos talibanes y terroristas, los datos son menos fiables, pero se estima que al menos 8000 han sido abatidos igualmente. En cuanto a cifras civiles, el número es desconocido.

    Vemos así que en Afganistán la situación en cuanto al terrorismo está aún caliente. La red al-Qaeda, lejos de desaparecer, se ha transformado, volviéndose más compleja y de más difícil reducción. La insurgencia talibán, combinada con los atentados terroristas, socava la débil y frágil estabilidad de un Estado más próximo a convertirse en fallido que a acabar a corto plazo con las actividades terroristas que aún se realizan en su territorio, tanto de acción como de reclutamiento.

    PAKISTÁN, INDIA Y CACHEMIRA

    La violencia terrorista en Pakistán tiene varios frentes: los movimientos ligados con al-Qaeda, con acción fronteriza entre Afganistán y Pakistán y que actúan asimismo en Cachemira, la violencia étnica, religiosa y política en Cachemira, los enfrentamientos entre la mayoría suní (aproximadamente ¾ de la población musulmana pakistaní) y la minoría chií (el cuarto restante), y la violencia terrorista política, destacando el asesinato de la ex-primera ministra Bezanir Butto en un atentado terrorista suicida en Diciembre de 2007[16]

    En general, los ataques terroristas se producen en las zonas antes mencionadas, pero núcleos urbanos importantes como Karachi, Islamabad o Rawalpindi (donde Butto fue asesinada) también han adolecido del terrorismo. Estos ataques no se producen sólo entre étnias o por motivos religiosos, sino también atendiendo al mensaje político de Osama bin Laden, que insta en su mensaje de yihad a atacar a Estados Unidos, Occidente, y a cualquier Estado musulmán que colabore con ellos. Por diversos motivos, Pakistán ha colaborado estrechamente con Estados Unidos en la Guerra contra el terror, especialmente contra Afganistán. Así, oficinas gubernamentales pakistaníes y miembros del Gobierno[17] han sido atacados. Las bajas civiles en estos ataques se contabilizan por decenas o incluso cientos[18]. Por otro lado, al-Qaeda llama continuamente contra el dirigente pakistaní, Musharraf. Desde 2001, al menos 1000 miembros de las fuerzas militares pakistaníes han muerto en operaciones antiterroristas[19]. En Diciembre de 2003, día 13, una bomba de control remoto explotó apenas un minuto antes del paso de Musharraf por el puente de Rawalpindi. El día 15 dos coches bombas conducidos por suicidas fallaron en su intento de acabar con la vida de Musharraf. En Junio de 2004 intentaron de nuevo acabar con su vida en Karachi. En Julio de 2004 un suicida intentó asesinar al Primer Ministro Shaukat Aziz. Esto son algunos ejemplos del terrorismo dirigido contra los dirigentes de Pakistán[20].

    No obstante, la mayoría de los ataques se producen “en favor” de “lo islámico”, esto es, coaccionando y imponiendo por la fuerza y el terror en zonas donde el aparato del Estado no es lo suficientemente potente la tergiversada e interesada interpretación del Islam que hacen los seguidores de al-Qaeda y los grupos islamistas radicales. Así, por ejemplo, Maulana Hasan, profesor que predicaba contra la práctica del atentado suicida, fue asesinado en 2007[21]; en la Provincia de la Frontera Noroeste (NorthWest Frontier Province, NWFP), zona limítrofe con Afganistán, grupos ligados a al-Qaeda han cerrado a la fuerza escuelas de niñas, barberías y tiendas de CDs por considerarlas anti islámicas[22]. El caudillo Maulana Fazlullah[23], y su grupo Tehreek-e-Nafaz-e-Shariat-e-Mohammadi pretenden implantar la sharia en el valle de Swat, en la NWFP. Esta zona está muy ligada a Afganistán culturalmente, ya que predomina la étnia pastún. Los conflictos de corte terrorista y las actividades ligadas a grupos vinculados con al-Qaeda son constantes desde hace varios años en la NWFP. Existe también un problema con las escuelas islámicas, las madrasas, según el Departamento de Estado[24], las cuales sirven como medio de reclutamiento y financiación de actividades relacionadas con el terrorismo. Según la CRS en su informe para el Congreso de EEUU de Agosto de 2005 titulado “El terrorismo en Asia del Sur” las conexiones entre al-Qaeda y grupos pakistaníes son profundas y complejas. De 2002 a 2005 12 grandes figuras de al-Qaeda han sido capturados o asesinados en Pakistán.[25]

    En lo referente al terrorismo “interno”, que al tiempo es étnico, el conflicto armado entre el Gobierno pakistaní y la milicia armada baloch[26] continúa. El Ejército de Liberación del Balochistán (BLA, en inglés), fue declarado organización terrorista por Pakistán en 2006. Su líder, Nawabzada Balach Marri fue asesinado en 2007[27]. La violencia religiosa entre suníes y chiíes acabó con la vida de unas 200 personas en 2006.

    Pero sin duda alguna el gran punto caliente de esta región es Cachemira, región dividida entre Pakistán, India y China y foco de disputas violentas. Los habitantes de Cachemira contemplan también la independencia, opción duramente negada. Esta zona, en la que musulmanes e hindúes, al tiempo que son pakistaníes e indios, y también chinos, conviven con bastante inestabilidad supone un excelente centro de reclutamiento para las redes terroristas, así como campo para poner en práctica sus acciones. Nos centraremos tan sólo en los asuntos relacionados con actividades ligadas al terrorismo y no con la violencia entre Estados.

    En 2003 grupos violentos separatistas en la región india surgieron con violencia, según India financiados por Pakistán. El Departamento de Estado de EEUU ha catalogado muchos de estos grupos anti-indios con bases en Pakistán como “cercanamente vinculados con grupos islámicos”[28]. En Marzo de 2003 el Jefe de Agencia de Inteligencia y Defensa India informó de tener pruebas fehacientes de al menos 70 campos de militantes islámicos operando en la Cachemira pakistaní[29].

    Centrándonos en India, se estima que en 2007 unas 2300 personas, musulmanas e hindúes, han perdido la vida a causa de ataques terroristas perpetrados por extremistas islámicos[30]. Las autoridades indias aseguran que los terroristas tienen sus bases en Pakistán y Bangladesh. Los ataques en Cachemira continúan, aunque su número se ha visto reducido. En Octubre, dos civiles y cinco soldados fueron asesinados mediante una bomba[31]. En Julio, seis personas murieron en un autobús turístico al explotar otra bomba[32].

    Por otro lado, la guerrilla maoísta naxalities, ligada al Partido Comunista Indio, y considerados terroristas tanto por India como por Estados Unidos, ha perpetrado varios ataques en la zona de Bengala, al sureste de India. En 2007 se registraron al menos 971 ataques de los naxalities[33]. Al noroeste de India, operan diversos grupos terrositas, como el Frente Unido de Liberación de Assam o el Ejército de Liberación del Pueblo. Se calculan al menos 859 muertos en enfrentamientos entre los grupos y las fuerzas de seguridad y entre los propios grupos[34].

    BANGLADESH, NEPAL Y SRI LANKA

    En Bangladesh, existen vínculos entre grupos afines o coaligados con el partido en el Gobierno, el Partido Nacional de Bangladesh de Khaleda Zia. Algunos de estos grupos, como el Harkat-ul-Jihad-al-Islami (HuJI) son considerados grupos terroristas por Estados Unidos. El HuJI, en cualquier caso, firmó la fatwa de bin Laden de 1998 en la que declaraba a los civiles norteamericanos como objetivos legítimos, o amenazó con matar al equipo indio de cricket, en Diciembre de 2004, si intentaban entrar en Bangladesh. Algunos líderes fundamentalistas que formaron parte de la coalición, como Bangla Bhai, están conectados con la Jamaah Islamiyah[35]. Empero, el Gobierno niega la existencia de organizaciones fundamentalistas en Bangladesh, por lo que ha sido fuertemente criticado.

    El Gobierno de India ha relacionado ataques perpetrados en el Este y Noroeste del país con grupos provenientes o con bases en Bangladesh, especialmente el Frente Unido de Liberación de Assam. En 2004, Cofer Black, Coordinador para Contraterrorismo de la Secretaría de Estado alertó del “potencial uso de Bangladesh como plataforma para el terrorismo internacional”[36]. Al menos 150 talibanes han pasado a Bangladesh desde Afganistán en Diciembre de 2001, como dato. HuJI es considerada parte de la red de al-Qaeda. La RSO (Rohingya Solidarity Organization) tiene vínculos directos con la Jemaah Islamiyah y con miembros talibanes afganos[37]. En 2005, Jamaatul Mujahedin Bangladesh (JMB), un grupo terrorista, fue responsable de una ola de atentados suicidas. Durante 2006/2007 decenas de sus miembros han sido arrestas e incluso alguno de ellos ejecutado[38]. La HuJI atacó en Mayo de 2007 la ciudad india de Hyderabad.

    Lo cierto es que la inestabilidad en Bangladesh es propicia para el desarrollo de actividades terroristas internacionales por parte de grupos locales radicalizados e internacionalizados que, influidos por la Jemaah Islamiyah cruzan los permeables bordes fronterizos para sembrar el terror en los países vecinos.

    Nepal es un país que, si bien no ha sufrido históricamente mucho por ataques terroristas internacionales, sí ha padecido la acción de la guerrilla maoísta nepalí. Se calcula que entre 1996[39] y 2005 unas 12.000 personas han muerto a causa de sus actividades[40]. Tras el regicidio cometido por el heredero al trono en 2005 (y su posterior suicidio), accedió al trono Gyanendra, que combatió activamente contra el Partido Comunista de Nepal (PCN) En 2005 disolvió el Parlamento, y los partidos políticos se aliaron con los maoítas. En 2006 la cámara fue reabierta tras una serie de protestas populares masivas, y fue retirado la categoría de terrorista del PCN, que pactó con la oposición la abolición de la monarquía y la celebración de unas elecciones constituyentes en 2008, que ganaron con el 30.5% de los votos. Actualmente Nepal es una República Federal controlada por los maoístas.

    El caso de Sri Lanka es diferente. Existe desde hace décadas un enfrentamiento político-étnico entre el Estado y los Tigres Tamiles (Liberation Tigers of Tamil Eelam, LTTE), un grupo armado que pretende establecer un Estado independiente para la étnia tamil en el noroeste del país. Es, probablemente, la guerrilla mejor preparada y surtida del mundo, contando incluso con fuerza aérea. Los Estados Unidos y la UE lo consideran un grupo terrorista, aunque la ONU no se ha pronunciado al respecto. Lo que sí se calcula es unos 64000 muertos desde que comenzó el conflicto[41]. El LTTE es considerado el grupo que con más efectividad usa la táctica del atentado suicida. Se piensa que la financiación proviene de la diáspora tamil a lo largo del mundo, especialmente en Estados Unidos, Europa y Australia, y mediante los “impuestos” en las zonas que controlan.


    EL TERRORISMO EN EL SURESTE DE ASIA

    Esta es la otra gran zona asiática que estudiaremos. La presencia y actividad terrorista es notable en esta región, con mención especial para la Jemaah Islamiyah, la marca de al-Qaeda en la región. El terrorismo sacude especialmente a Indonesia y Filipinas, aunque el resto de Estados no se ve libre de esta lacra.

    El informe final de la Comisión del 11-S calificaba al sureste asiático como “una base del pasado, presente, y probablemente futuro para al-Qaeda y sus operaciones”. Desde 1990 al-Qaeda se ha ido infiltrando en toda la región.

    JEMAAH ISLAMIYAH

    Estados Unidos y la Comunidad Internacional consideran a la Jemaah Islamiyah (literalmente, comunidad islámica) como el brazo de al-Qaeda en el sureste asiático. Activa desde 1993, el movimiento persigue la implantación de la siyasa sharia (literalmente, el buen gobierno, la Ley Islámica en su versión más teocrática) en los Estados de la región. Tiene una fuerte actividad en Filipinas e Indonesia. Su intención es la de crear una teocracia islámica que aglutine a Filipinas, Malasia, Indonesia, Brunei y Singapur, un Estado “surasiático” con centro en Indonesia.

    En 2002 la ONU la incorporó a la lista de organizaciones terroristas[42], así como EEUU. Fundada en 1993, su conexión con al-Qaeda se establece a partir de 1998. Autores de varios atentados, son conocidos por el ataque con coche bomba en Bali en 2002, donde dos explosiones suicidas (una en una discoteca perpetrada por un suicida y otra a la salida de la misma usando una camioneta) acabaron con la vida de 202 personas, la mayoría turistas australianos.

    En 2004 atacaron la embajada australiana en Yakarta, y en 2005 perpetraron otro ataque terrorista en Bali. Asimismo, se les considera responsables de multitud de atentados en Filipinas.

    Aunque las acciones contraterroristas llevadas a cabo por Indonesia y Filipinas han sido efectivas[43], la Jemaah Islamiyah sigue siendo un grave problema para los Estados de la región.

    En 2005 se estimaba que el número de miembros de la Jemaah Islamiyah era de un mínimo de 500, hasta varios miles[44].

    INDONESIA, FILIPINAS, MALASIA, SINGAPUR, TAILANDIA

    Agrupar el análisis del terrorismo de estos países responde a la lógica del gran movimiento terrorista del sureste asiático, la Jemaah Islamiyah.

    Primeramente, es relevante señalar el gran esfuerzo antiterrorista que están llevando a cabo los gobiernos de la región, especialmente en Indonesia y en Filipinas, mostrando resultados notables. En Indonesia, por ejemplo, desde hace dos años nos se producen grandes atentados[45], lo cual se ha traducido en un aumento del turismo del 14%[46]. Las detenciones de Abu Dujana y Zarkasih en 2007 han sido dos grandes e importantes golpes contra la Jemaah Islamiyah. No obstante, y pese a los grandes esfuerzos y éxitos indonesios, el poder latente de la Jemaah Islamiyah, reposado sobre las células durmientes, aún es importante[47].

    En Malasia las leyes y esfuerzos antiterroristas se están reforzando. Las detenciones en 2007 de terroristas de la Jemaah Islamiyah fueron de 17 personas, así como de otros 29 sospechosos de pertenecer a la organización terrorista. Las fueras antiterroristas malasias, a través del Centro Regional para Contraterrorismo del Sureste Asiático (SEARCCT, en inglés) ayudan a Filipinas en su lucha contra el Frente Moro de Liberación Islámica (FMLI) en el sur de Filipinas[48].

    En Filipinas aún persisten muchos problemas con el terrorismo. Existen numerosos grupos terroristas operando en el país, de la más diversa índole y con las finalidades más dispares: la Jemaah Islamiyah, el Frente Moro de Liberación Islámica (FMLI)[49], el Grupo de Abu Sayyaf (ASG, en inglés)[50], y el Partido Comunista de Filipinas – Nuevo Ejército del Pueblo (PCF-NEP)[51], todos ellos considerados Organizaciones Terroristas Extranjeras por parte de los EEUU. Los atentados y secuestros son considerables en las islas del archipiélago filipino, especialmente en el sur del país. Según la oficina CRS del Congreso de Estados Unidos la Jemaah Islamiyah y el FMLI has establecido una fuerte alianza en Filipinas[52].

    La acción de las fuerzas militares filipinas en el terreno del contraterrorismo es latente, pero insuficiente. En 2007, por ejemplo, 38 miembros del ASG fueron detenidos, y otros 127 eliminados[53]. Los golpes contra el ASG han sido numerosos en 2007.

    La actividad antiterrorista de Singapur contra la Jemaah Islamiyah también es notable. En noviembre de 2007 fueron detenidos 32 presuntos terroristas, mientras que los controles de los flujos financieros son controlados para evitar soporte al terrorismo.

    En 2003, a las afueras de Bangkok, fue detenido el histórico líder de la Jemaah Islamiyah, Hambali. Tailandia ha sido un punto de paso del terrorismo internacional, y también foco del mismo, así como centro de encuentros, adquisición de armas y blanqueo de dinero[54]. Entre 2004 y 2005 unas 250 personas murieron violentamente en las provincias musulmanas. En abril de 2004 108 rebeldes que atacaban a fuerzas policiales fueron abatidos por el ejército, lo que motivó una serie de protestas en las mezquitas, convirtiéndose así en foco de inestabilidad. Varios grupos separatistas internos están conectados con la Jemaah Islamiyah y con al-Qaeda (Organización Unida para la Liberación de Patani - Pulo, cuyos miembros han sido entrenados en Afganistán y Pakistán[55], BRN, GMPI)[56]

    Tailandia y EEUU tienen una fortísima cooperación antiterrorista, que incluso está institucionalizada a través del Centro de Inteligencia de Contraterrorismo (CTIC, en inglés), ligado a la CIA.

    No obstante, Tailandia sufre principalmente de terrorismo doméstico[57]. El International Crisis Group, en su informe de 2005 “Tailandia Sur: insurgencia, no yihad”[58], apunta que los orígenes de la violencia actual en Tailandia son históricos, debido a la discriminación que la población musulmana malaya del sur ha sufrido a lo largo del tiempo por los gobiernos tailandeses budistas, siendo el sur del Estado una de las regiones más pobres. La presencia de paramilitares secesiones data de la década de 1960.

    Veamos ahora algunos ejemplos actuales de la violencia terrorista en Taliandia: en 2006 una bomba estalló en Bangkok matando a seis personas. No fue relacionada con actividades terroristas internacionales. En 2007 se produjeron varios ataques con bomba contra instalaciones militares, también relacionados con asuntos domésticos. Desde marzo de 2007 una serie de ataques violentos con bomba entre miembros de diferentes religiones (budistas, y musulmanes) se saldó con la muerte de varias decenas de personas. Las autoridades piensan que fueron llevados a cabo pro grupos separatistas no relaciones con las redes terroristas internacionales.

    CAMBOYA Y LAOS

    Acorde con la Oficina del Coordinador para el Contraterrorismo[59], Camboya, pese a su ingente esfuerzo en la lucha antiterrorista es, debido a las condiciones socioeconómicas y políticas del país (pobreza masiva, bajo desarrollo, corrupción endémica, desastrosos sistema educativo…) un objetivo vulnerable del terrorismo, así como un potencial foco, pese a no tener una gran población que practique la religión musulmana[60].

    Del mismo modo, debido al pobre control fronterizo, la permeabilidad permite el paso de terroristas. Entre 2002 y 2003 el líder de Jemaah Islamiyah, Hambali, se refugió en la provincia camboyana de Kandal, en una escuela islámica.

    Empero, se han producido casos de terrorismo doméstico de bajo nivel en Camboya. En 2007, los grupos Kampuchea Kher Krom intentaron volar el memorial de amistad vietnamita-camboyana con tres dispositivos. Tras este hecho, las medidas y leyes antiterroristas de Camboya fueron ampliadas, o creadas[61]. También se han producido avances en la lucha contra la amenaza nuclear terrorista.

    El Gobierno de Laos ha venido practicando una activa política de denuncia internacional del terrorismo desde 2002, si bien piensan que su país no será objeto de ataques terroristas[62]. No Obstante, y al igual que Camboya, la permeabilidad de sus fronteras permiten potencialmente el paso de terroristas.

    PAÍSES PATROCINADORES DEL TERRORISMO

    De acuerdo con el informe de la Oficina del Coordinador para el Contraterrorismo[63], en existen tres países que patrocinan directa o indirectamente actividades terroristas: Irán, Siria y Corea del Norte. Abordaremos el caso de Irán por estar en el sur de Asia, de acuerdo con la separación establecida por Naciones Unidas.

    También existe una relación entre las diferentes guerrillas/partidos de corte maoísta que actúan en todo el sur y sureste asiáticos y la República Popular China.

    IRÁN

    La República Islámica de Irán es considerada por Estados Unidos como el Estado patrocinador más activo del terrorismo.

    Miembros de los Cuerpos de la Guardia Islámica de la Revolución (el auténtico bureau político iraní, junto con los ayatolás) han estado directamente implicados en actividades terroristas en la región[64]. Igualmente, el apoyo iraní, tanto en financiación como en medios, de los grupos chiíes en Oriente Próximo (Hizbolá en Líbano, y diversos grupos en Palestina), así como en Irak, y combatientes talibanes en Afganistán[65].

    Estados Unidos considera a Irán como el principal escollo para la seguridad y la paz en Oriente Próximo y Medio. Irán, mediante su apoyo retórico, operacional financiero potencia el terrorismo anti-israelí. Hizbolá, Hamás, las Brigadas de los Mártires de al-Aqsa y el Frente Popular para la Liberación de Palestina[66] son financiados, entrenados y suministrados por Irán[67]. Del mismo modo, la insurgencia iraquí chií es apoyada por Irán. El dramático caso iraquí, con más de 1.200.000 muertos civiles desde que se produjo la invasión en 2003[68]. Irán provee a la insurgencia iraquí de lanzacohetes, rifles de francotirador, armas automáticas y morteros[69]. También ha suministrado armas a los talibanes de Afganistas, según la misma fuente.

    Paralelamente, el cuestionable programa nuclear iraní supone un potencial riesgo, no sólo por la posible capacidad nuclear de este país, sino por el riesgo que conlleva una “perdida” de material que pueda dar lugar a un Arma de Destrucción Masiva (MDW, en inglés).

    Por último, Irán se ha negado a extraditar o juzgar a diversos miembros de al-Qaeda que ha capturado[70].


    REFLEXIÓN FINAL

    Sin duda alguna, el terrorismo es un gran problema en la zona que tiene y debe ser atajado con rapidez y eficacia, de forma global y multilateral. El problema de la cooperación antiterrorista en el sur y sureste asiáticos radica en el carácter bilateral de la misma, salvo excepciones como Indonesia y Filipinas. Estados Unidos apoya, fomenta y sustenta una activa política antiterrorista de y en los Estados afectados, pero generalmente lo hace de modo bilateral. Así, entre países con una desconfianza histórica como India y Pakistán ésta no se muestra tan efectiva como debiera, como hemos visto[71]. La colaboración multilateral y una política global antiterrorista son determinantes para combatir el terrorismo internacional de la zona, ya que éste actúa en base a una política global e internacional. Sin instituciones y con una organización horizontal, al-Qaeda y la Jemaah Islamiyah actúan de un modo bastante más efectivo a nivel trasnacional en sus actividades terroristas que todos los Estados de la zona en su política de colaboración.

    Estados Unidos contempla también como necesario el desarrollo de los males endémicos de la zona: políticos, sociales y económicos. En una lógica realista a medio y largo plazo, aunque en un plano muy secundario, la política antiterrorista de EEUU contempla como necesario el desarrollo, especialmente económico y social, de las zonas que sirven como centro de reclutamiento a las redes terroristas. Disminuir el descontento y combatir las causas que generan el conflicto social y sociopolítico entre Estados y actores terroristas (o potencialmente terroristas) es determinante para disminuir el apoyo que estos grupos tienen, siendo especialmente relevante el sustantivo apoyo popular de los grupos islamistas radicales.

    Por último, la lucha contra el terrorismo no puede ni debe ser usada para minimizar y decapitar los derechos civiles y sociales[72]. Como señala Amnistía Internacional, “la llamada guerra contra el terror ha conducido al menoscabo de una gran cantidad de derechos humanos. Los Estados recurren a prácticas prohibidas desde hace mucho tiempo por el derecho internacional, y han intentado justificarlas en nombre de la seguridad nacional”[73].


    BIBLIOGRAFÍA


    - Real Instituto Elcano, informe “la política exterior de España con Asia-Pacífico: prioridades y retos”, nº6, Julio 2006.
    - Amitav Acharaya y Arabinda Acharaya en “Terrorismo en Asia-Pacífico”.
    - Congressional Research Service, Terrorism and National Security: Issues and Trends, Abril de 2006, The Library of Congress.
    - Congressional Research Service, Terrorism in South Asia, Agosto de 2005, The Library of Congress.
    - Congressional Research Service, International Terrorism in South Asia, Noviembre de 2003, The Library of Congress.
    - Congressional Research Service, Central Asia’s Security: Issues and Implications for U.S. interests, Abril de 2007, The Library of Congress.
    - Country Reports on Terrorism, Abril de 2008, Departamento de Estado de los Estados Unidos.
    - Informe 2007 del International Crisis Group - http://www.crisisgroup.org/library/documents/miscellaneous_docs/crisis_group_2007_annual_report_web.pdf
    - Diferentes informes del ICG - http://www.crisisgroup.org/home/index.cfm?id=1279&l=1#C1
    - Informe del Grupo Asesor sobre las Naciones Unidas y el Terrorismo, Resolución A/57/273–S/2002/875 de Naciones Unidas.
    - Reinares, Fernando y Elorza, Antonio, El nuevo terrorismo islamista: del 11-S al 11-M, Ediciones Temas de Hoy, Madrid, 2004.
    - Frattini, Eric, Osama Bin Laden, la espada de Alá, La Esfera de los Libros, Madrid, 2001.

    ------------------------------------------------------------------

    [1] Real Instituto Elcano, Informe de las Relaciones entre España y Asia-Pacífico 2006.
    http://www.realinstitutoelcano.org/materiales/docs/InformeAsiaPacifico2006.pdf
    [2] A/RES/60/288 - http://www.un.org/spanish/terrorism/strategy-resolution.shtml
    [3] Resolución 1373 del CS - http://www.un.org/spanish/sc/ctc/resolutions.shtml
    [4] http://millenniumindicators.un.org/unsd/methods/m49/m49regin.htm
    [5] Amitav Acharaya y Arabinda Acharaya en “Terrorismo en Asia-Pacífico”.
    http://www.anuarioasiapacifico.es/anuario2005/php/visit.php?docfile=018Amitav_Acharya.pdf
    [6] Amitav Acharaya y Arabinda Acharaya en “Terrorismo en Asia-Pacífico”.
    http://www.anuarioasiapacifico.es/anuario2005/php/visit.php?docfile=018Amitav_Acharya.pdf
    [7] http://www.elmundo.es/elmundo/2005/07/13/internacional/1121240755.html
    [8] International Security Assistance Force
    [9] CRS, Terrorism and National Security: Issues and Trends, Abril de 2006, Librería del Congreso
    http://opencrs.com/document/IB10119/2006-04-21%2000:00:00
    [10] Country Reports on Terrorism, Abril de 2008 - http://www.state.gov/s/ct/rls/crt/2007/index.htm
    [11] Ibídem
    [12] Ibídem. Literalmente, “the violence and lack of opportunity offered by extremism”.
    [13] Los programas Disbandment of Illegal Armed Groups (DIAG) y Disarmament, Demobilization, and Reintegration (DDR)
    [14] http://wiredispatch.com/news/?id=181540
    [15] EEUU, 494; RU, 94; Canadá, 82; Alemania, 26; España, 23; Holanda, 16; Otros Estados, 65.
    http://uk.reuters.com/article/domesticNews/idUKSP24251120080422
    Cifras actualizadas a 2008, total 817 muertos: http://icasualties.org/oef/ - http://projects.washingtonpost.com/fallen/afghanistan/
    [16]http://www.elpais.com/solotexto/articulo.html?xref=20071227elpepuint_12&type=Tes&anchor=elpepuint
    http://english.aljazeera.net/NR/exeres/737B73AE-EE5D-4C41-8CA2-E04B356FBCBC.htm
    http://news.bbc.co.uk/2/hi/south_asia/7161590.stm
    http://www.cnn.com/2007/WORLD/asiapcf/12/27/pakistan.sharif/index.html
    [17] El Ministro Federal de Asuntos Políticos, Amir Mugan, y el Ministro de Interior, Aftab Sherpao, han sufrido intentos de asesinato por parte de terroristas suicidas.
    http://www.eldiariomontanes.es/20071222/internacional/suicida-mata-cincuenta-fieles-20071222.html
    http://www.elmundo.es/elmundo/2007/11/09/internacional/1194608051.html
    [18] 136 personas murieron en el atentado contra Benazir Butto, y más de 500 resultaron heridas. Posteriormente, una serie de manifestaciones callejeras se saldaron con la muerte de varias decenas de personas más.
    [19] Country Reports on Terrorism, Abril de 2008 - http://www.state.gov/s/ct/rls/crt/2007/index.htm
    [20] Las fechas sobre los diferentes intentos de asesinato de Musharraf han sido extraídas del informe sobre el terrorismo en Asia 2005 del Congressional Research Service, publicado por la Librería del Congreso.
    [21] http://english.aljazeera.net/NR/exeres/8FCEE5E2-6BC4-4147-820E-E212E9616338.htm
    [22] Country Reports on Terrorism, Abril de 2008 - http://www.state.gov/s/ct/rls/crt/2007/index.htm
    [23] http://www.washingtonpost.com/ac2/related/topic/Maulana+Fazlullah
    [24] Country Reports on Terrorism, Abril de 2008 - http://www.state.gov/s/ct/rls/crt/2007/index.htm
    [25] Congressional Research Service, Terrorism in South Asia, Agosto de 2005, The Library of Congress
    [26] De origen iranio y sitos al oeste de Pakistán.
    [27] http://www.dailytimes.com.pk/default.asp?page=2007%5C11%5C22%5Cstory_22-11-2007_pg1_7
    http://www.balochwarna.org/modules/news/article.php?storyid=1285
    [28] Congressional Research Service, International Terrorism in South Asia, Noviembre de 2003, The Library of Congress.
    [29] Ibídem.
    [30] Country Reports on Terrorism, Abril de 2008 - http://www.state.gov/s/ct/rls/crt/2007/index.htm
    [31] http://www.state.gov/s/ct/rls/crt/2007/103709.htm
    [32] Country Reports on Terrorism, Abril de 2008 - http://www.state.gov/s/ct/rls/crt/2007/index.htm.
    [33] Ibídem.
    [34] Ibídem.
    [35] Aunque hablaré de ella más extensamente en el apartado referido al sureste asiático, la Jamaah Islamiyah es, en esencia, el grupo terrorista de al-Qaeda en el sureste asiático, operando desde 1993 para la implantación de Estados islámicos en los países de la zona.
    [36] G. Parthasarathy, “In a Disturbed Neighbourhood”, Business Line (The Hindu), Sep 2004.
    [37] Congressional Research Service, Terrorism in South Asia, Agosto de 2005, The Library of Congress
    [38] Country Reports on Terrorism, Abril de 2008 - http://www.state.gov/s/ct/rls/crt/2007/index.htm
    [39] Año en el que la guerrilla maoísta comenzó su lucha contra el régimen monárquico nepalí.
    [40] Congressional Research Service, Terrorism in South Asia, Agosto de 2005, The Library of Congress
    [41] Ibídem
    [42] UN Press Release SC/7548
    [43] En 2007 Abu Dujana, cabeza del aparato militar, fue capturado por la policía indonesa. Ese mismo año fue también capturado Zarkasih, líder de la organización en ese momento. El anterior líder, Hambali, fue arrestado en Tailandia en 2003.
    [44] Congressional Research Service, Terrorism in Southeast Asia, Agosto de 2004, The Library of Congress
    [45] Country Reports on Terrorism, Abril de 2008 - http://www.state.gov/s/ct/rls/crt/2007/index.htm
    [46] Ibídem.
    [47] Ibídem.
    [48] Ibídem.
    [49] Separatistas musulmanes del sur del archipiélago con más de un siglo de actividad.
    [50] Grupo ligado a al-Qaeda de musulmanes radicales que operan en las islas Sulu y en Mindanao, aunque están actualmente extendidos a otras islas. Ostentan el récord de asesinatos y secuestros en Filipinas. Se calcula que tienen en torno al medio millar de miembros.
    [51] El PCF es la cabeza política del NEP. En 2002 fueron incluidos en la lista de FTO por EEUU por tener conexiones con ataques a objetivos americanos.
    [52] Congressional Research Service, Terrorism in Southeast Asia, Agosto de 2004, The Library of Congress
    [53] Country Reports on Terrorism, Abril de 2008 - http://www.state.gov/s/ct/rls/crt/2007/index.htm.
    [54] El crimen organizado es una de las grandes lacras de Tailandia.
    [55] Este grupo, aunque aspira a la creación de un Estado musulmán independiente, tiene sus móviles en cuestiones más etnonacionalistas que islámico-religiosas, de acuerdo con el ICG.
    [56] Congressional Research Service, Terrorism in Southeast Asia, Agosto de 2004, The Library of Congress
    [57] Así lo apuntan diversas fuentes, desde los informes del CRS hasta el ICG, pasando por el propio Gobierno de Tailandia.
    [58] http://www.crisisgroup.org/home/index.cfm?id=3436&l=4
    [59] Country Reports on Terrorism, Abril de 2008 - http://www.state.gov/s/ct/rls/crt/2007/index.htm
    [60] En torno a un 5% de musulmanes charm.
    [61] En Julio el Senado aprobó la Ley de Antiterrorismo.
    [62] Country Reports on Terrorism, Abril de 2008 - http://www.state.gov/s/ct/rls/crt/2007/index.htm
    [63] Country Reports on Terrorism, Abril de 2008 - http://www.state.gov/s/ct/rls/crt/2007/index.htm
    [64] Ibídem.
    [65] Ibídem.
    [66] Todos ellos considerados organizaciones terroristas por Estados Unidos.
    [67] Country Reports on Terrorism, Abril de 2008 - http://www.state.gov/s/ct/rls/crt/2007/index.htm
    [68] http://www.justforeignpolicy.org/iraq/iraqdeaths.html
    [69] Country Reports on Terrorism, Abril de 2008 - http://www.state.gov/s/ct/rls/crt/2007/index.htm
    [70] Ibídem.
    [71] India acusa a Pakistán de dar apoyo y permitir la existencia de bases de terroristas que actúan en India.
    [72] Basta con nombrar la PATROT y la PATRIOTIC ACTS.
    [73] http://www.amnesty.org/es/campaigns/counter-terror-with-justice

    more
  • 2 comentarios:

    merengue24 dijo...

    ¿Me haces un resumen? jajajaja, bueno, intentaré leerlo XDDDD

    Heferstion dijo...

    Vaga :P